Ra(o)stros literarios del 2011 en el sur peruano

Posted: viernes, diciembre 30, 2011 by Walter L. Bedregal Paz in
0


Ra(o)stros literarios

del 2011 en el sur peruano



Walter L. Bedregal Paz

Luego de los acontecimientos literarios del año 2010, el Premio Nobel otorgado a Mario Vargas Llosa, en el mes de octubre, tras largos años de injusta postergación. Coincidió este galardón con el lanzamiento de la novela El sueño del celta (Alfaguara), el relato de la vida del irlandés Roger Casement (1864-1916), que sin ser de las mejores obras de MVLL se convirtió en el libro más importante del 2010. Los resultados de la XIV Bienal de Poesía y II Bienal de Novela «Premio Copé Internacional 2009 que dieron como ganador al poeta puneño, juleño de raíces aymaras, Boris Espezúa Salmón, quien se adjudicara como el ganador indiscutible de la XIV Bienal de Poesía con el poemario: Gamaliel y el oráculo del agua.

No constituye ningún secreto que en los últimos años aquellos libros en los que ciertos críticos literarios publican sus recensiones, alcanzaron unas ediciones mucho más altas que la mayoría de las obras literarias de los autores criticados en aquellos.

También aquellos que no tienen ganas o no disponen del tiempo suficiente para leer, quieren tener algún juicio sobre tales obras, y la crítica acude solícita a cumplir tales deseos.

Esto ya dice todo acerca de la esencia de la crítica: la crítica ha de existir sencillamente, al igual que todo lo demás, lo cual no ha de ser necesariamente así. El hecho de que en la actualidad hayan surgido en este país quienes proclaman en voz alta qué cosas no han de ser, a pesar de que pretenden ser imprescindibles, ya constituye un álito de esperanza. Recomendamos a tales personas que echen una ojeada, por breve que sea, a los grandes críticos. Aunque sólo sea para espantarlos, para dar vida a un impulso revolucionario. Porque el gran crítico no es imprescindible, peor aún cuando no tiene en sus manos, el último libro presentado en este año que nos deja, entonces hay que seguir todavía investigando; y que no suceda lo que encontré en una presentación hace poco en nuestra ciudad capital, cuando - el mismo día- presentábamos la muestra de poesía latinoamericana Hijos de puta..., la antología - dicese - muestra poética Rito Verbal (Poesía peruana del 2000 - 2010), realizada por el poeta Raúl Heraud, donde él mismo se antologa, sólo una pregunta sencilla, aparte de la que me reservo como investigador, ¿porqué no se ha tenido en cuenta a ningún poeta puneño o libro publicado de esta parte sur peruana? o es que el antologador- compilador, etc, etc, no sintio una cierta inclinación por lo mejor de la poesía peruana?, y para detallar un frase que encerraría todo lo que se pudiera preguntar posteriormente sin respuestas, - hablaré de este altiplano nuestro, por si no lo sabía - Puno es tierra de artista y poetas, o es que dentro de este género, se limitó - el compilador - a los poemas "exquisitos" o "estéticos? Hay muchas lecturas al respecto. Una para empezar... seguro coincidiran que se guiaron sencillamente por el valor comercial del objeto a comentar, lo cual podría dar verosimilitud a sus ambiciones pedagógicas, pero no literarias. Pero sigamos con lo nuestro.

Vale la pena entonces recordar aquellos sucesos, pero merece mencionarse que este año 2011, nos dejó gratos acontecimientos para la Región Sur de nuestro país, por ejemplo la participación importante del Grupo Editorial Hijos de la lluvia, en la III Feria Internacional del libro – Arequipa 2011, en la cual la Región invitada fue Puno, a la cual asistieron con publicaciones recientes y con lo mejor de sus cultores, entre narradores, poetas, historiadores y críticos literarios, sabedores de su tradición literaria y que lo demás son meras teorías y poses, porque la literatura se hace palabra por palabra y libro por libro. Por ejemplo continuando con las publicaciones del Grupo Editorial Hijos de la lluvia, en la Serie letras de la poesía latinoamericana presentamos el libro Relámpagos del agua de Victor Villegas, segundo libro del poeta, un mural poético del pensamiento andino, a decir del poeta Luis Pacho; luego Espíritu del alba de Simón Rodríguez, una especie de antología o selección de poesía publicada e inédita, donde el poeta muestra el poema como mecanismo lingüístico de voluntad estética; Contra todo silencio de Percy Zaga, quien acostumbrado a darnos señales, nos va poniendo las cosas cada vez más claras cuando llegamos al punto de que no hay que hablar de poetas sino de poesía. Inaugurando una nueva colección de poesía joven, la Serie de poesía jaula de papel, la inicia Carlos Mendoza con su ópera prima Cuerpo enamorado; en la Serie de narrativa breve Presagio, Asesinas de Javier Núñez, tercera entrega del narrador, en la cual, su libro explora las partes más oscuras del ser humano. El amor, los celos, el crimen y el sexo son los tópicos más recurrentes; y Flores cautivas de Víctor Hugo Figueroa Castilla, en el libro fulge la escritura, la realidad, el ande, la ciudad y el aprendizaje se mezclan, dejándonos la sensación de haber asistido al mejor de los encuentros: la nostalgia escrita.

Mención aparte merece la aparición de la muestra de poesía latinoamericana Hijos de puta (15 poetas latinoamericanos) de Darwin Bedoya, presentada y recibida con la expectativa esperada, Héctor Hernández Montecinos al respecto anota: …No estamos para antologías y este trabajo justamente lo que viene a confirmar es esa fractura. Hijos de puta: 15 poetas latinoamericanos es una comunidad, y este concepto convierte a este libro en un libro por-venir.

En esa fecha de setiembre, y en ese marco literario, el poeta Efraín Miranda Luján fue homenajeado, pero lamentablemente por su estado de salud no pudo asistir; también se le rindió un Homenaje póstumo, al poeta Vicente Benavente Calla (1926 – 2008) con la presentación de un libro elaborado por su familia Desde el silencio (antología personal).

Sin embargo, gratas noticias alegraron el ambiente cultural puneño: Darwin Bedoya (Moquegua), consiguió un importante galardón en el XX Concurso Nacional de Educación Horacio 2011, con el primer puesto en la categoría de cuento, con su libro Bosque de luciérnagas; el Premio, instituido por la Derrama Magisterial en homenaje al líder sindical y poeta Horacio Zevallos Gámez, y dirigido a maestros del sector público. El concurso se convoca anualmente en las categorías de poesía, cuento, novela corta, ensayo pedagógico, pintura, etc. Darwin Bedoya no es el primer escritor puneño en ganar un Horacio, antes que él lo hicieron los poetas Walter Paz Quispe Santos y Luis Pacho. Asimismo este año los profesores Agustín Quispe Paco y Manuel Herencia Villasante, ambos de Puno, ocuparon el primer y segundo lugar respectivamente, en el género de poesía.

También, la noticia de los resultados del concurso del Premio Nacional de Novela Ciudad Incontrastable, Huancayo, organizado por Bisagra Editores y con el auspicio de la Municipalidad de Huancayo, donde Javier Núñez, obtiene el Primer lugar con su novela Vírgenes y herejes.

Entre las “nuevas voces” de la narrativa habría que destacar a la cusqueña Gabriela Caballero Delgado, (actualmente radica en Tacna), con su libro de cuentos Santiago (Cuadernos del Sur editores); los cuentos de los arequipeños Jorge Monteza Sombras en el agua y El hombre de a cero del joven narrador Juan Carlos Nalvarte Lozada, (Cascahuesos editores), los consolidan como las importantes voces narrativas sur peruanas, al lado del inagotable narrador tacneño Juan Torres Garate, con su libro de cuentos Operación Cóndor, (Cuadernos del Sur editores). Además, los premios literarios permitieron descubrir a narradores como el puneño Javier Núñez.

No se puede dejar de mencionar la espera de los libros de narrativa Miss Lake de Walter L. Bedregal Paz; Electra machina y ––acaba de advertir para marzo–– Ya va siendo hora de que Darwin Bedoya, presente los libros anunciados con anticipación, pero que todavía no ven la luz por temas de impresión tipográfica.

No hemos optado por hacer una encuesta desde esta parte sur peruana, porque creemos y coincidimos con las palabras de Mario Vargas Llosa, cuando piensa que las encuestas literarias son equivocadas. El Comercio publicó (24/06/07), posiblemente una de las mejores entrevistas, que se le realizó al Nobel escritor peruano Mario Vargas Llosa en nuestro país. De las tres preguntas, destacamos la respuesta en la que Vargas Llosa habla de las llamadas "encuestas literarias", tan promocionadas por algunos y que a algunos pocos blogs les gusta usar. Esas encuestas están bien para futbolistas, ha dicho. Nosotros, a continuación, al margen de las encuestas y consultas con crìticos especializados, enumeramos los títulos y autores del sur peruano que, a nuestro gusto de lector, nos movieron; esta es la lista y el orden:


LOS TOPS DE LA LITERATURA SUR PERUANA 2011


LOS POEMARIOS:

Espíritu del alba / Grupo Editorial HIJOS DE LA LLUVIA (Simón Rodríguez Cruz) Puno

Vida breve / Cascahuesos editores (Lolo Palza Valdivia) Arequipa

No me digas que no sé atrapar el viento / Arteidea Editores (Gloria Mendoza Borda - Luisa Aguilar Sánchez) Arequipa

Relámpagos del agua / Grupo Editorial HIJOS DE LA LLUVIA (Victor Villegas Arias) Puno

¿Dónde están los bárbaros? / Cuadernos del Sur editores (Mario Carazas Conde) Tacna

Sudario 2981 / Grupo Editorial HIJOS DE LA LLUVIA (Osman Alzawihiri) Puno


LOS LIBROS DE CUENTO:

Santiago / Cuadernos del Sur editores (Gabriela Caballero) Tacna

Bosque de luciérnagas / Ediciones de la Derrama Magisterial (Darwin Bedoya) Puno

Asesinas / Grupo Editorial HIJOS DE LA LLUVIA (Javier Núñez) Puno

Sombras en el agua / Cascahuesos editores (Jorge Monteza) Arequipa

El hombre de a cero / Cascahuesos editores ( Juan Carlos Nalvarte Lozada) Arequipa

Operación Cóndor / Cuadernos del Sur editores (Juan Torres Garate) Tacna


LA NOVELA

Vírgenes y herejes / Bisagra editores - Huancayo (Javier Núñez) Puno


LAS ANTOLOGÍAS:

Hijos de puta, 15 poetas latinoamericanos / Grupo Editorial HIJOS DE LA LLUVIA (Darwin Bedoya) Puno

Obra poética completa. Edgar Guzmán / Cascahuesos editores. Arequipa

Desde el silencio (Homenaje al poeta Vicente Benavente Calla - Antología personal) / Grupo Editorial HIJOS DE LA LLUVIA. Puno


LA REVISTA

Siete culebras, revista andina de cultura / (Dirige: Mario Guevara Paredes) Cusco. Merece una celebración y felicitación, ya que su Director, desde hace 20 años continua cumpliendo un sueño. Esperamos muchos números más de esta revista de literatura, que seguro estoy serán de colección.

CUADERNO DE CENIZA, este 30 de diciembre

Posted: martes, diciembre 27, 2011 by Walter L. Bedregal Paz in
0

TENEMOS EL AGRADO DE INVITAR A LA

PRESENTACIÓN DEL LIBRO

Cuaderno de ceniza

DÍA: 30 de diciembre de 2011

LUGAR: Café Pub “Las bragas de Marilia”

Jr. Tarapaca Nº 212 (Continuación de la Av. Tacna)

Juliaca - Perú

HORA: 7: 30 pm.



Presentación:

Walter L. Bedregal Paz

Coordinador y Director de la Colección

de poesía: Demonios interiores Nº 01


Comentarios:

Eulogio Ramos

Editor


Lectura de poesía a cargo del autor

____________________


Cuaderno de ceniza / Darwin Bedoya

Colección de poesía: Demonios interiores Nº 01

Grupo Editorial Hijos de la lluvia

132pp. Diciembre

Lima, 2011

S/. 35.00



Cuaderno de ceniza tiene en sus páginas la carga de un cántico universal, el de las conmemoraciones eternas. Bedoya no está libre de ese sentir generado al convertir en palabras la atmósfera de enigma que se respira al contemplar las huellas de la ceniza sobre la vida. Si tiembla el vértigo de las cosas en el verso, no hace falta retorcerlo para que cante: es entonces cuando leemos a un autor que, más que estallar la conmemoración para verle el contenido, se encuentra con los trozos ya separados, esparcidos y emprende la reconstrucción desde un asombro original, originario, con serenidad absoluta e implacable despojamiento ante el desconcierto.

Así, la captación de lo inasible se desentiende de la lógica exterior del mundo para abrir el pasadizo de la poesía. Esa lógica que va erigiendo interrogantes como ¿hacia qué extremo quiere oscilar ese péndulo de las tendencias que necesita separarse de sus evidentes cansancios y agotamientos? Bedoya señala las líneas de fuga que observa a su alrededor: un mayor calado simbólico-estético (línea de ahondamiento asumida explícitamente por la poesía actual) y un cierto estremecimiento abstruso, que ya ha producido libros espléndidos en otras latitudes del mundo.

En Cuaderno de ceniza se pretende conservar la mesura adquirida que otorga y requiere este tipo de poesía donde se va levantando el amor de las cosas que quedan cuando entendemos que es lo efímero lo que nos sobrevive. Hay, pues, en este Cuaderno de ceniza, trabajo definido y trascendida a la más seria reflexión. No aventura, quizá cierta experimentación, cierta exploración: la realidad —el destino humano identificado en cada instante— es lo suficientemente rigurosa y perentoria como para que le sea consagrada toda una obra poética, es decir todo un vivir poético a través de los huesos y la ceniza.

Creo que el autor, con una voz cuya sabiduría y dominio del lenguaje nos muestra la profundidad de sus intuiciones, otra vez nos conduce a sentir la intensidad lírica que hace de estos versos la posibilidad de volver a creer en la poesía. Quien tenga dudas del futuro de la nueva poesía de este lado del mundo, que abra este Cuaderno… y conozca la profunda reafirmación de una estética poseedora de revelaciones y cantares que nos hacen palpar los sentimientos, aquellos que nos acompañan y a la vez nos permiten reconocernos, en tanto presumimos que aún estamos con vida.

Walter L. Bedregal Paz



MAYOR INFORMACIÓN


PRÓXIMAMENTE, cerramos el año también con:

Posted: viernes, diciembre 23, 2011 by Walter L. Bedregal Paz in
0


Inventario de huesos
Las palabras impuras en la poesía de Carlos oquendo de Amat
Walter L. Bedregal Paz
Grupo Editorial Hijos de la lluvia
pp. 180, diciembre
Lima, Perú
2011

El Grupo Editorial Hijos de la lluvia, cierra el año con el libro que ya está en prensa: Inventario de huesos Las palabras impuras en la poesía de Carlos oquendo de Amat.

Walter L. Bedregal Paz. Nació en Tacna (1965). Estudió inicialmente y contradictoriamente a las letras Ingeniería, para posteriormente aferrarse al mundo literario.Una de las personalidades polifacéticas del entorno cultural del altiplano puneño que desde muy temprano inicia su vocación hacia la literatura formando con un grupo de jóvenes intelectuales nacidos para el infortunio, a los que denominó: Hijos de la lluvia. Con los que convoca un I Concurso Regional de Cuento, publicando el libro de antología: Nacionalidad Oculta y los Cuentos Ganadores del Premio ROGELIO ECLER 1994 (Juliaca 1995), que lleva el prólogo de Cronwell Jara Jiménez.

Fue columnista del diario Los Andes Puno, con sus Páginas Escogidas, antes de ello él había sido (editor) de revistas de Periodismo en la década de los ´90, como: Encuentros y Perspectivas, Impacto; dirigió por periodos cortos los semanarios El Clarín y Nueva Época; de literatura, la revista: Camionero (sólo para hombres de mundo).

Cómo homenajes póstumos, publicó: Julio Chiroque Paico, vuelo guerrero de los Andes (Juliaca 1994); Rogelio Ecler Cutipa Zela, su tiempo en el altiplano (Juliaca 1995). Por el Centenario de José Carlos Mariátegui: Mariátegui una propuesta (Juliaca 1995). La magia de escribir un cuento y el arte de cazar dragones de Cronwell Jara Jiménez y otros comentarios (Juliaca 1995). Cinco poemas para mañana, mensaje cholo de Vicente Benavente, treinta años después (Juliaca 1996). El mensaje de Vicente Benavente en el corazón del viento (Juliaca 2005).

Es director de la revista de literatura y otros desvaríos La rama torcida. Incursionó en narrativa con: Mi hermana menor y Pamoslake (2008) Publicados en la serie Presagio de narrativa puneña contemporánea; publicó la antología de poesía puneña, con el éxito editorial esperado, Aquí no falta nadie (2008). Acaba de concluir la novela Sarita, llena eres de gracia.

Actualmente es editor del Grupo Editorial Hijos de la lluvia y elegido para los periodos 2007 – 2011, Presidente de la ANEA – SR. (Asociación Nacional de Escritores y Artistas – San Román.

PRÓXIMAMENTE, cerramos el año con:

Posted: jueves, diciembre 22, 2011 by Walter L. Bedregal Paz in
0


Cuaderno de ceniza
Darwin Bedoya
Grupo Editorial Hijos de la lluvia
pp. 106, diciembre
Lima, Perú
2011

El Grupo Editorial Hijos de la lluvia, cierra el año con dos libros que están en prensa, uno de ellos es del destacado poeta, narrador y crítico literario Darwin Bedoya.

Pronto: DEMONIO ABORIGEN

Posted: by Walter L. Bedregal Paz in
0


Demonio aborigen
Rudy Frisancho
Colección: Letras de la poesía latinoamericana Nº 6
Grupo Editorial Hijos de la lluvia
54 Pp. 2010
Lima, Perú




Demonio aborigen

Y así fue

un amanecer dorado

magnetizado

soñando en estado de vigilia.

Romántico irreal

viento de invierno

soplas tibio como viento de verano.


__________________________

Rudy Augusto Frisancho Gallegos (Juliaca, 1962) Licenciado en Ciencias de la Educación por la Universidad Andina Néstor Cáceres Velásquez de Juliaca. Se le conoce como el hijo del último eclipse anular del sol. Es autor de los libros de poesía: Espejos de la vida (1982); El lápiz alado (1982); Quiméricos proyectos (1989); Poemas silvestres (1994); Valle interior (1997), Crisálida (2004); tiene inéditos los libros de poesía: Fogatas bajo la sombra, Última fase, Aves de granito, Abre almas, El Tutatutero, Reloj; como en narrativa el libro de cuentos Padre e hijo, que fue finalista en el Concurso Regional de Cuento Premio Rogelio Ecler, Puno - 1994.
Notamos en su trabajo con la poesía la afluente necesidad de asumir la palabra entendida en metáfora, con su típica fórmula Totus pro part, metamorfoseada en materia.
Fue invitado especial por el Proyecto Águila al II Encuentro Internacional de Aborígenes Americanos Paz, Cultura y Dignidad para las naciones Nativas de América, Barcelona – España, Octubre de 1998.

PRONTO: SOL DE ÁNIMAS

Posted: by Walter L. Bedregal Paz in
0


Sol de ánimas
Patricia Chura Gonzáles
Serie: Poesía contemporánea jaula de papel Nº 2
Grupo Editorial Hijos de la lluvia
68 Pp. 2010
Lima, Perú



I

Ningún reloj marca estas horas

Muchos dicen que por las noches su alma de mujer se anegraba muchos la vieron escribir
sobre pasiones perdidas, dicen que hablaba de soledades y antiguas tristezas otros dicen que
ansiaba el amanecer y transitaba vestida de negro esperando una mañana de color algunos
estuvieron con ella y escucharon sus historias de versos, palabras y poemas inauditos cuando
la supieron lapidada todos decían que tampoco estaba libre de pecado ni de amores que
siempre ensoñaba con una mariposa negra porque sus culpas no la dejaban volar
(A.F.)


Tema de la vida

Cientos de aves negras cruzan el desierto de mis
pasos.
Como si fuera ayer, mis sueños serán enterrados
por primera vez, más allá del cielo,
lejos de tus manos.
Esta es mi mejor manera de cometer la locura,
el horrible pecado de intentar una vida.
Porque yo fui la invocación continua.
Fui la oración interminable
de aquellos precipicios que aún me siguen soñando,
como si no existieran las madrugadas.




Patricia Chura Gonzáles.
(Juliaca, 1975). Es autora de las plaquettes de poesía El silencio que llega (2000), Mañana, la vida (2002) y Ave abstracta (2010). Ha obtenido el Segundo y Tercer Lugar en los Juegos Florales de la UGEL San Román, 2006 y 2007, respectivamente. Publica artículos y comentarios en Revista de Pedagogía y de Literatura. Adora los viajes sin fin y mientras relee a los clásicos, tanto en prosa como en verso.
Tiene en preparación dos nuevos poemarios y un libro de cuentos breves. Colabora con la Revista de Literatura La Rama Torcida. Fue integrante del Taller de creación Literaria La Tribu de los Espantapájaros, dirigida por Darwin Bedoya.

PRONTO...

Posted: by Walter L. Bedregal Paz in
0


Contra todo silencio
Percy Zaga
Colección:Letras de la poesía latinoamericana Nº 4
64. Pp.
Grupo Editorial Hijos de la lluvia
Lima, 2010.
Perú


Contra todo silencio es la primera señal que nos va poniendo las cosas cada vez más claras cuando llegamos al punto de que no hay que hablar de poetas sino de poesía. En este libro están los versos que vislumbran la fluidez de la expresión y el ritmo; pero sobre todo, la visión de un descontento frente a la realidad del mundo. En esta ausencia de fronteras se observan detenimientos cabales en las imágenes y la armonía. Se puede notar que en cada uno de los apartados aumenta el efecto pungente del discurso poético. El lirismo, en algunas ocasiones, desplaza la evocación personal hasta la de un significativo instante del pasado; entonces no es la memoria la que origina el poema, sino la transferencia objetivada de una situación que alude a la visión personal de la condición humana. Pero en ese diario discurrir también es notoria la sobriedad, la brevedad, y es entonces que empieza la complejidad disfrazada de simpleza, la aceleración misma, plantándole cara al dolor y a la expiración, y abriendo, desde la lucidez, desde la belleza de la palabra, nuevos horizontes a la vida y a la poesía misma.

_______________________
Percy Zaga, (Puno, 1945). Integrante de la Promoción intelectual Carlos Oquendo de Amat, fundó el Grupo de Arte Utaraya y el Grupo Qlisgen, también el Centro Federado de Periodistas y el Colegio de Periodistas. Dirigió Don Pepe y Cancionero del Folklore Puneño. Participó en la edición de la revista de literatura Sur intenso. Publica un boletín mensual de Poesía puneña: Oquendo.
Es autor de los libros de poesía: A Mayte (1968); Mi País (1971); Poemas (1988); Cinematógrafo de lienzo y bambú (1992); Mi ciego, mi gallo y tú (2003), una plaquette con prólogo y edición de Omar Aramayo. Además publicó en periodismo escolar: Diez ensayos de material dialéctico para la escuela rural; Antología de poesía para primer grado; Canciones escolares.

PRÓXIMAMENTE, Danzante sin muletas

Posted: by Walter L. Bedregal Paz in
0


Danzante sin muletas
Luis Alberto Incacutipa Ortega
Colección de poesía pajaros de cuero gris
Grupo Editorial Hijos de la lluvia
1ra. Edicion
Dimensiones:
14 cm. x 21 cm.
Setiembre, 2011
Pp. 20



Luis Alberto Incacutipa Ortega, (Puno, 1982). Estudió en la Facultad de Educación de la Universidad Nacional del Altiplano, Puno. Obtuvo el Segundo Premio en la versión IX de los Juegos Florales de la UNA (Puno, 2006). Colaboró en el Boletín Gatos y Garabatos, con distintos poemas y cuentos. Además publicó textos en el Boletín Cascada de fuego.
Actualmente es Co-Director y colaborador del Boletín In-humanidades (Cascada de fuego), donde publica distintos textos.

PRÓXIMAMENTE...

Posted: by Walter L. Bedregal Paz in
0


Sudario 2981
Colección de poesía pajaros de cuero gris
Grupo Editorial
Hijos de la lluvia
Numero de la Serie: 04
pp. 20, setiembre
2011


En Sudario 2981, las palabras son espejos que duplican figuras y barajan los tiempos, los sentidos, la semanticidad del discurso. Nada es lo que parece ni puede ser otra cosa. En la disputa con sus significantes dobles, con sus sueños y miedos y carencias, la voz de estos poemas subyace en un lenguaje que oscila entre el neobarroso y la neovanguardia, especialmente cuando abraza sus ficciones y sus terminologías. Cada texto pretende extender la vida y las figuras que concibe para poder sobrevivir, se detiene en la nostalgia de sus imágenes; pero sobre todo, en su contundencia a la hora de construir esa idea que se deja llevar todavía por aquella imaginería poseedora de una brillantez que no deslumbra, pero que impacta.El lenguaje reconstruye el mundo y el pensamiento se hace sensorial en estos poemas nacidos de la lejura y llovidos desde algún sitio del silencio.

______________________

Osman Alzawihiri, (Puno 1982). Publicó los plaquetes de poesía: Chuspa del café, al alimón con Isaías Sanca (2009); Arrecife (2009). Tiene en su haber el Premio Nacional Horacio en el género de poesía 2010. Es Director del boletín literario Hado tártaro.
Está concluyendo los poemarios Herbajes de incienso y Caliz de invierno.

CONFIRMADO: Este viernes 16 de diciembre en el BAR ZELA: "HIJOS DE PUTA" 15 poetas latinoamericanos

Posted: lunes, diciembre 12, 2011 by Walter L. Bedregal Paz in
0


HIJOS DE PUTA
15 poetas latinoamericanos
Darwin Bedoya
Grupo Editorial "Hijos de la lluvia"
ISBN: 978-612-46080-0-1
pp.378, setiembre 2011
Perú

http://www.hijosdelalluvia.com/web/node/52

El Grupo Editorial Hijos de la lluvia,
el viernes 16 de diciembre
se complace en presentar la muestra de poesía latinoamericana,
Hijos de puta 15 poetas latinoamericanos.


La presentación estará a cargo de:

Walter L. Bedregal Paz
Coordinador y Director de la Colección:
Letras de la poesía latinoamericana

Darwin Bedoya
Selección y notas

Lectura de poesía

Victoria Guerrero
José Yrigoyen
Miguel Ildefonso

Viernes 16 de diciembre,
19.00 p.m.
Bar Zela
Lima, Peru

Los esperamos

Este martes 13 de diciembre: DESDE EL SILENCIO" HOMENAJE a la voz de la poesía juliaqueña

Posted: miércoles, diciembre 07, 2011 by Walter L. Bedregal Paz in
0



El Grupo Editorial Hijos de la lluvia
tiene el agrado de invitar a la presentación
del libro HOMENAJE a la voz de la poesía juliaqueña


DESDE EL SILENCIO
Homenaje a:
Vicente Benavente



Desde el silencio
HOMENAJE A
Vicente Benavente

Grupo Editorial Hijos de la lluvia
pp.102, setiembre
Lima, Perú
2011


Presenta:
Walter Bedregal Paz

Comentan:

Percy Zaga Bustinza
René Calsín Anco
Mario Benavente Llerena

Martes 13 de diciembre,
11:00 a.m.
CASA DEL PERIODISTA
C. C. Nº 2 - 3er. piso
Juliaca - Perú

Los esperamos


MAYOR INFORMACIÓN


ESPÍRITU DEL ALBA, de Simón Rodríguez

Posted: martes, noviembre 29, 2011 by Walter L. Bedregal Paz in
0



Espíritu del alba

Simón Rodríguez
Colección:
Letras de la poesía latinoamericana Nº 4
64. Pp.
Grupo Editorial Hijos de la lluvia
Lima, 2010.
Perú


Libro primero

Canto de batracio

I

...en el principio

el sol no quería mirarnos, sólo presentíamos

el mundo, las sonrisas y los mares,

sólo las estrellas,

impensados y hermosos intestinos del cielo,

niñas de agua que resplandecían en la sombra...

Emerges de las bocas musicales de los sikus

y tu voz tiene canto de relámpago solitario.

Vienes como los días, con un mar de horizontes,

o un beso de agua siempre fresca.

Desciendes como cascada de silencio,

como poema derribado, como hoja que se desprende

inevitablemente de un bello arbusto.

Con la misma profundidad

y permanencia de rocío que habita eternamente.



___________________

Simón Samuel Rodríguez Cruz. (Puno, 1969). Ha publicado el poemario Desatando penas (Cusco, 1992). Ganador del Premio Regional de Poesía César Vallejo (Puno, 1992), Primer Premio en los Juegos Florales UNA (Puno, 1993), Primer Premio en los Juegos Florales de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la UNA, (Puno,1997), Primer Premio del Concurso Literario Nacional Canto al Lago (Puno, 1998). Ganador de los Juegos Florales Magisteriales Región Puno (2004) y Juegos Florales de la Facultad de Educación UNA (Puno, 2005).

Pronto: DEMONIO ABORIGEN

Posted: viernes, noviembre 25, 2011 by Walter L. Bedregal Paz in
0



Demonio aborigen
Rudy Frisancho
Colección: Letras de la poesía latinoamericana Nº 6
Grupo Editorial Hijos de la lluvia
54 Pp. 2010
Lima, Perú




Demonio aborigen

Y así fue

un amanecer dorado

magnetizado

soñando en estado de vigilia.

Romántico irreal

viento de invierno

soplas tibio como viento de verano.


__________________________

Rudy Augusto Frisancho Gallegos (Juliaca, 1962) Licenciado en Ciencias de la Educación por la Universidad Andina de Juliaca.

PRONTO: SOL DE ANIMAS

Posted: by Walter L. Bedregal Paz in
0



Sol de ánimas
Patricia Chura Gonzáles
Serie: Poesía contemporánea jaula de papel Nº 2
Grupo Editorial Hijos de la lluvia
68 Pp. 2010
Lima, Perú



I

Ningún reloj marca estas horas

Muchos dicen que por las noches su alma de mujer se anegraba muchos la vieron escribir
sobre pasiones perdidas, dicen que hablaba de soledades y antiguas tristezas otros dicen que
ansiaba el amanecer y transitaba vestida de negro esperando una mañana de color algunos
estuvieron con ella y escucharon sus historias de versos, palabras y poemas inauditos cuando
la supieron lapidada todos decían que tampoco estaba libre de pecado ni de amores que
siempre ensoñaba con una mariposa negra porque sus culpas no la dejaban volar
(A.F.)


Tema de la vida

Cientos de aves negras cruzan el desierto de mis
pasos.
Como si fuera ayer, mis sueños serán enterrados
por primera vez, más allá del cielo,
lejos de tus manos.
Esta es mi mejor manera de cometer la locura,
el horrible pecado de intentar una vida.
Porque yo fui la invocación continua.
Fui la oración interminable
de aquellos precipicios que aún me siguen soñando,
como si no existieran las madrugadas.




Patricia Chura Gonzáles.
(Juliaca, 1975). Es autora de las plaquettes de poesía El silencio que llega (2000), Mañana, la vida (2002) y Ave abstracta (2010). Ha obtenido el Segundo y Tercer Lugar en los Juegos Florales de la UGEL San Román, 2006 y 2007, respectivamente. Publica artículos y comentarios en Revista de Pedagogía y de Literatura. Adora los viajes sin fin y mientras relee a los clásicos, tanto en prosa como en verso.
Tiene en preparación dos nuevos poemarios y un libro de cuentos breves. Colabora con la Revista de Literatura La Rama Torcida. Fue integrante del Taller de creación Literaria La Tribu de los Espantapájaros, dirigida por Darwin Bedoya.

ESPÍRITU DEL ALBA

Posted: by Walter L. Bedregal Paz in
0



Espíritu del alba

Simón Rodríguez
Colección:
Letras de la poesía latinoamericana Nº 4
64. Pp.
Grupo Editorial Hijos de la lluvia
Lima, 2010.
Perú


I

...en el principio
el sol no quería mirarnos, sólo presentíamos
el mundo, las sonrisas y los mares,
sólo las estrellas,
impensados y hermosos intestinos del cielo,
niñas de agua que resplandecían en la sombra...


Emerges de las bocas musicales de los sikus
y tu voz tiene canto de relámpago solitario.
Vienes como los días, con un mar de horizontes,
o un beso de agua siempre fresca.
Desciendes como cascada de silencio,
como poema derribado, como hoja que se desprende
inevitablemente de un bello arbusto.
Con la misma profundidad
y permanencia de rocío que habita eternamente.



Tal vez sea arriesgado todavía decir qué es pretérito y qué es actual en poesía. Quizá todo sea prescindible, excepto la poesía. Quizá la crisis de la poesía radique en que todavía no sabemos distinguir cuándo es necesaria, vital, antigua o moderna. Frente a esta incertidumbre y verdad, Espíritu del alba nos muestra al poema como mecanismo lingüístico de voluntad estética, ficcional, telúrica donde destaca una acentuada concentración en las cimas de la ternura y la terredad.

Esta poesía suena en cuerda elegiaca por ser canto de pérdidas y ausencias. Por ser reconciliación y contrariedad de un tiempo ido que no fue mejor. Aquí los poemas emergen desde la temperatura humana, desde el vórtice de las emociones, hasta confluir en una evidente energía y hondura poéticas. Los versos muestran su verdadera fuerza lírica cuando empiezan a fermentar las hogueras y se dan los signos de aparición de una nueva poesía portadora del fuego.
Esa que finalmente logra llegar a la desconsolada percepción del tiempo que nos deshace y nos deja incólumes frente al mundo del que provisionalmente nos adueñamos.

ESPÍRITU DEL ALBA, este miércoles 30 de noviembre en Puno

Posted: miércoles, noviembre 23, 2011 by Walter L. Bedregal Paz in
0







El Grupo Editorial Hijos de la lluvia
el miércoles 30 de noviembre se complace en presentar
el volúmen Nº 4 de la Colección Letras de la poesía latinoamericana
Espíritu del alba, del poeta peruano Simón Rodríguez

La presentación estará a cargo de:

Walter L. Bedregal Paz
Coordinador y Director de la Colección:
Letras de la poesía latinoamericana

Comentan:

Boris Espezúa Salmón
Walter Paz Quispe Santos
Darwin Bedoya

Miércoles 30 de noviembre,
18.30 p.m.

Club Kuntur - Plaza de Armas
Puno - Perú

Los esperamos




__________________
* En postal para el recuerdo: Omar Aramayo, Simón Rodríguez, José Luis Velasquez y Darwin Bedoya, en la presentación de Espíritu del alba, http://filarequipa.pe/2011/presentacion-del-poemario-espiritu-del-alba-grupo-editorial-hijos-de-la-lluvia-simon-rodriguez
Fotografía:Julio César del Carpio
.


MAYOR INFORMACIÓN

El día en que los caballos aprendieron a llorar

Posted: domingo, noviembre 06, 2011 by Walter L. Bedregal Paz in
0



darwin bedoya


[...] entonces todavía éramos uno. Entonces, recordarás, me pusiste por nombre caballo. Porque según tú, de mí salían palabras lentas. Porque mis ojos no estaban en mi cuerpo ni en ninguna otra parte que tú pudieras ver. Porque, apenas te veía, corría hacia ti como si nunca más volvería a verte. Entonces todavía éramos uno. Galopábamos por el mundo sin que nada nos importara. Nada.

Estoy seguro que todavía recordarás. Una tarde, sentados en el parque, frente a una columna de combis y automóviles y transeúntes, vimos pasar a un hombre llorando con toda la tristeza del mundo. En sus ojos había un manantial, entonces apretaste mis manos y yo las tuyas, creíamos que nunca nos llegarían los días de soledad y de llanto. Creíamos que nunca nos soltaríamos las manos un solo instante. Hasta llegamos a pensar que la vida se encargaría de ponernos la felicidad a nuestros pies. Pero ya ves, estos son los días de soledad, míralos ahora, son ellos, ya están aquí. La soledad ha desempacado sus cosas. Se ha instalado en el mismo parque de aquella vez. Y ya me ves a mí también: dondequiera que vaya o esté, seré aquello que falta. Aquello que permanece inconcluso más allá de las montañas y los cielos y los mares. Nadie sabrá de esta forma de estarme: volver a quedarme a solas con alguien que ya se ha ido. Ya lo ves o lo puedes imaginar, a esta hora corre por esa llanura más alejada del mundo, un caballo sin término, de sus ojos parece llover. ¿O será que llueve demasiado y nadie se da cuenta?

Entonces todavía éramos uno. Yo hice de tu Van Gogh, te pintaba entre girasoles y fucsias, sentada unas veces, otras saltando la soga sobre una vereda frente a tu casa, otras lloviéndote a mi lado. Mucho tiempo después te pinté más allá de tu ombligo, eras una mujer desnuda acechándome desde el otro lado del barranco. Después, cuando ya se acabaron los pinceles y todo el óleo del mundo, empecé a estar en tu pecho, como una flor carnívora destrozando tu piel, como un dolor desnudo, llegaba ungido en aceite y mirra entonando las canciones que a ti te gustaban. Entonces todavía éramos uno. Ahora ya no vienes rodeada de musas, ménades, ninfas, danzando, cantando; vienes y eres otra vez la calma de la tarde. Entonces sé que aún acontece algo no lejos de ti.

¿Acaso tu ausencia le ha puesto nombre a todas las cosas? ¿Acaso tu ausencia es un cielo nublado a punto de llover? Porque nadie se ha fijado que llevo en mi sangre una colección de serpientes enroscadas. Y que tal vez por eso nadie sabe que tu inocencia es como un cuchillo delante de mi rostro. Nadie sabe cuánta tristeza en tus ojos ahora que es lunes y el campo es más inmenso y solo y en torno a ti abundan palomas blancas. Flores multicolores y un prado inmenso donde se pierde mi sombra. Donde caminan tus pasos de niña olvidada. Nadie sabe cuánta tristeza en tus ojos. Ahora soy apenas un nombre en el viento, un cuerpo de piedra. Poco a poco me ha dejado aquel caballo que hiciste de mí. No temas nada. No, la luz no se acaba, si sabes que en realidad siempre fue tuya.

Te conté, una tarde, sólo a ti: mi mayor héroe nunca fue ni será un escritor. Sabes perfectamente que tengo otro dios, un poco más grande tal vez, pero es mi único Dios. También te conté que mi mejor libro es el último, el que recién una noche de estas empezaré a escribir. Esa misma tarde, mientras peinabas con tus manos mi cabello, te dije que a veces, en la pena, en el amor, en el silencio, en el vacío ¿quién no ha sentido la necesidad de inventar palabras, la urgencia de tener un idioma propio? ¿Quién no ha sentido el peso del mundo entero aplastándonos la vida? Entonces todavía éramos uno, y no necesitábamos otro lenguaje, otro idioma; como ahora que necesito decirte otras cosas más, aquellas que te hacían reír. Aquellas que te hacían volar a mi pecho. Y cuántas ganas de volar hacia ti. ¿Cuántas ficciones torpes de querer ser dios? Ahora que lo pienso, el secreto de los dioses, tal vez siempre ha sido, vivir sin recordar, sin pensar en nadie, pero tú eres mi humanidad, mi latir terrestre por donde quiera que esté.
Una tarde, abrazados en el sofá, pudimos imaginar la escena donde tú y yo estábamos en un lugar sin nadie más en el mundo. Ni siquiera era casándonos ni nada de eso. Te dije para crear un reino y tú asentiste con la cabeza y dijiste que también soñaste lo mismo la noche anterior. Luego logramos fingir que nada doloroso ni alegre acabaría con nosotros. Era como la quinta vez que me hiciste pintar un reino lejano para todos. Y tan único y cercano para nosotros. Entonces todavía éramos uno.

Inventamos a mirarnos al espejo, inventamos doblar una esquina y toparnos con la puerta de ese mismo reino. Y que ahora la noche se me haga del todo negra, imagínate, en verdad no lo creo. Si al doblar una esquina te pudiera encontrar, sabrías por qué llora un caballo, si lograra retroceder en el tiempo, sabría la razón de aquel tanto adiós delante de tu rostro sin mí.

Ahora me pregunto, en medio de este galope que ya ha desgastado bastante mi andar ¿Quién inventa los desiertos para ponerlos entre tú y yo? ¿Quién ha venido con una bandada de ángeles para derramar ceniza en mis ojos? ¿Quién inventa las distancias?

No me olvido: nos conocimos en un tren. Yo leía Rimbaud. Tú ojeabas Rulfo. Tú nunca hablabas ni reías, pero yo, hablaba un poco, todo el tiempo. Después de terminar de leer, me miraste y yo te miré, te pusiste tan roja que hasta la ventana se empañó. Yo te dije que teníamos algo en común, y tú dijiste, enojada: No, eso no es así, Rulfo es narrador y Rimbaud, poeta. Después, mucho tiempo después, supimos que los dos eran poetas. Tú quisiste enseñarme un poco de prosa y compramos Mark Twain, Walter Scott, Charles Dickens, Willkie Collins, Thomas Carlyle, Thomas Wolfe, Vladimir Nabokov, Rodolfo Walsh, Arthur Miller, Tennessee Williams, Sam Shepard, William Burroughs o James Joyce, no recuerdo qué otros más. Después comprendimos que a los dos nos gustaba la poesía. Pasado algún tiempo logramos entrar a las mismas cantinas que Pound, Blake, Lautrèamont, Novalis y Hölderlin. Wordsworth, Coleridge, Nerval, Rilke, Eliot, Keats, Artaud, Pavese, Celan, Jabès, Auden, Ungaretti, Kavafis y Pessoa y Tagore. Dylan Thomas, Browning, Plath, Sexton, Pizarnik, Ajmátova, Södergran, Tsvetáieva y toda otra larga lista de autores que nos gustaba.

Por cierto, qué hago ahora con todos estos libros que tienen todavía el separador en alguna página a medio leer. Qué hago con ese otro cúmulo de textos que dejaste sobre el velador. Entonces todavía éramos uno. Dime tú qué hago con esta furia de los días sin ti. No me olvido: después empezamos a escuchar música: Charly García, Nito Mestre, Gustavo Cerati, y Andrés Calamaro. Lou Reed, Patti Smith… (Los enganches que se oían en pueblos como el nuestro escuchando a Pink Floyd, cuando el futuro no había venido. Cuando nos preguntábamos ¿Qué diablos se puede hacer en favor de la vida, de la poesía y de nosotros mismos en este rabo final del siglo XX? Pero ahí estaba la peluquera deshidratada de David Bowie. La paz, la droga y la palabra de Jefferson Airplaine. La vida que nos prometió Bob Dylan mientras metía mano en los Levi´s de Joan Baez. Toda la voz de Lou Reed, glorioso Frankenstein del siglo XX. Alguien por ahí cantando con la Velvet Underground en el Max´s Kansas City y Warhol bebiendo una Coca Cola caliente. El beato John Lennon. Los Sex Pistols, eternos aspirantes al Premio Nobel de Literatura. Ian Dury, cojeando y sudando por el mundo, cantando siempre una canción de tres sílabas. Todd Rundgren, Kevin Ayers, qué habrá sido de ellos. ¿Qué habrá sido de las lágrimas negras de Alice Cooper? ¿Qué de los pelos perfumados de Patti Smith?) Y qué habrá sido de aquellas canciones que no puedo decir; pero que tú sabes perfectamente a qué grupos y temas me refiero. ¿Qué habrá sido de todos ellos? ¿En qué lugar habrá quedado toda esa vida?
Ahora, de repente, en mitad de la noche, ha regresado galopando un caballo parecido a mí. La memoria siempre es más poderosa. Aunque [...] olvido así quién soy, de dónde vengo. Veo lo que otros no pueden ver. Sigo teniendo en mis manos todo el amor del mundo y casi toda la muerte. Camino de prisa, me voy lejos esta tarde, sin ti. Atrás voy dejando mis huellas erradas que ya no verás. Mis rastros errados de caballo que otra vez acaba de llorar. Tengo miedo de las noches que pobladas de recuerdos me despeinan y me traen las horas contigo, los días contigo. ¿Qué habrá sido de todos aquellos días coleccionando flores en el jardín? Y me pregunto sobre aquellos silencios sin ti, ¿qué se habrán hecho, dónde andarán? ¿Dónde estuvo Dios cuando te fuiste? ¿Dónde estaba el sol que no te vio? ¿Dónde estaba yo? Ahora quizá la tristeza es un corazón que piensa. Sigo galopando, con tal de no morir. Con tal de llegar hasta ti. Con tal de que mis ojos no se mojen más.

Esta tarde ya no somos uno, somos dos que se han separado y tienen sus propias distancias. Cada uno en su propio cielo o infierno (el cielo te corresponde). Tal vez por eso esto que estás leyendo sea una pena muy mía. Que no te corresponde, que no debe lastimarte a ti. Porque es sólo mía, aunque tú seas parte de ella. Y no derrames una sola lágrima, porque estoy seguro, podrías recordar, el día en que los caballos aprendieron llorar.

Juntuma, 23 de setiembre de 2011